Una prisión de leyenda: Alcatraz

Publicado el 8 Mayo 2012 por

Alcatraz, o ‘La Roca’, que es como la conocen los habitantes de San Francisco, fue la prisión con menos fugas hasta 1963, año en el que se cerró el centro por razones de seguridad. Situada en el centro de la bahía de San Francisco, en la costa oeste de los Estados Unidos, la prisión estaba rodeada por mar y, antes, había sido usada como fortificación militar y prisión militar.

Actualmente, la isla de Alcatraz es parte del Parque Nacional Golden Gate, que incluye el famoso puente colgante, y todo el recinto se puede visitar tras un viaje en ferry. Además, en la isla todavía funciona el faro, que es el más antiguo de todo el oeste norteamericano.

Pero lo que la mayoría de turistas acude a visitar es la prisión de la que nadie se fugó jamás. Tras 29 años funcionando, solamente se produjeron 14 intentos: como resultado, siete personas murieron por disparo de guardianes o bien ahogados o devorados por los tiburones que viven en las aguas que rodean la isla.

Entre los prisioneros, el más conocido fue el mafioso Al Capone, que estuvo preso cuatro años y medio. Se dice que incluso estando prisionero controlaba los negocios ilegales que manejaba, ya que tenía sobornados a los guardias de la prisión. Cuando su madre fue a hacerle una visita, el detector de metales por el que debían pasar todos los visitantes sonó varias veces Ahora no se sabe si era por su corsé o porque llevaba algun objeto con el que permitirle huir a su hijo, pero lo cierto es que jamás volvió.

Tras el cierre de la prisión, los indios nativos americanos de la región decidieron ocupar la isla para vivir, porque había una ley que les permitía recuperar las tierras que no se usaran. Cuando lograron tener más derechos y sus peticiones hubieron sido escuchadas, cerca de 1971, abandonaron el islote.

Esto también te interesará: