Quedan pocas Navidades con renos

Publicado el 20 Diciembre 2012 por

¿Imaginas una Navidad sin renos? Pues cada vez está más cerca. El rebaño más grande del mundo, en Canadá, que llegó a acercarse al millón de renos, es ahora de 27.000. Lo mismo sucede con otras poblaciones de renos en Alaska, Rusia, noruega y demás territorios árticos o subárticos. Cada vez hay menos renos en el mundo.

Las dos principales causas de la desaparición de estos miles de caribúes son, por un lado, la industrialización de buena parte del territorio, que provoca contaminación y desforestación, y la construcción de carreteras, que parten los hábitats de los renos y les impiden realizar las rutas migratorias que suelen hacer.

Hay dos pueblos indígena, los eveni de Canadá y los nénets de Siberia, cuya vida está permanentemente ligada a los renos. Se alimentan con sus carnes, usan su fuerza para transportar sus enseres y se abrigan con sus pieles, y es tal el lazo entre hombre y animal que el idioma eveni contempla más de 1.500 palabras para referirse a la anatomía de los caribúes, su estado de ánimo, su alimentación o su salud. En el norte de Rusia, los nénets siguen realizando las rutas migratorias por Siberia que hacían sus antepasados hace miles de años. Sí, miles. Pasa cuentas de cuántas de nuestras costumbres tienen una edad parecida y verás lo extraordinario del dato.

Ya ves que lo que para nosotros es un símbolo navideño, para miles de indígenas es media vida. Sería una pena que las minas de minerales, las carreteras y las industrias terminan con estas formas de vida ancestrales. La ONG Survival se dedica a proteger a los pueblos indígenas. Puedes colaborar con ella haciéndote socio o donando una cantidad de dinero a sus causas. En tu mano está echarles un cable.

Imágenes: Survival.

Esto también te interesará: