Pautas para educar en la igualdad de género

Publicado el 21 Enero 2012 por

En el camino hacia la igualdad entre hombres y mujeres se ha andado mucho en el último siglo, hace poca falta subrayarlo, pero sí és importante decir que todavía queda mucho por andar. La llave de cualquier avance en la igualdad de género está en la educación tanto en el aula como en casa. Hoy te damos algunos consejos.

En primer lugar, cualquier especialista empieza siempre por prestar atención al rol del padre o del referente masculino de la casa. Las actitudes que él tenga hacia su mujer y hacia sus hijas encontrarán un espejo en los niños que las observan. Si un padre jamás se ocupa, por ejemplo, de servir y quitar la mesa o de fregar los platos y lo delega siempre en la o las mujeres de la casa, los menores crecerán con la convicción que son conductas normales y, aunque quizá más adelante pueden ser críticos con éstas, el poso de la división sexual de tareas estará creado en sus consciencias.

En la misma línea, es muy importante que los padres traten a los hijos por igual y valoren sus esfuerzos y sus resultados académicos en la misma medida. Por ello, los padres deben ser críticos con los modelos de juego y ocio que presenta la sociedad y que suelen relacionar cada género con valores y gustos determinados, en ocasiones, con consecuencias futuras en la igualdad. Esto no significa cargar contra todo lo establecido, sino enseñar a los niños a ser críticos con los comportamientos que se exponen en los medios y que presentan como corrientes actitudes de control, posesión y celos.

Sólo con modelos familiares igualitarios podremos reconducir ciertos pensamientos machistas instalados entre ellos y entre ellas. No podemos olvidar los numerosos estudios que recientemente han indicado una aceptación mayoritaria de la autoridad del hombre sobre la mujer en las relaciones o una justificaciónd e los celos como “prueba de amor”.

Según uno de ellos, en España, ocho de cada diez chicos entre los 14 y los 18 años cree que la mujer debe complacer a su pareja en una relación. Entre los mismos encuestados, un 60% entiende que la realización de cualquier chica pasa por encontrar un novio. Más allá de que estas actitudes albergan el gérmen de la violencia de género, su traducción cuotidiana son los casos de discriminación laboral -las mujeres cobran una cuarta parte menos que los hombres por un mismo trabajo-, el maltrato psicológico y la carga excesiva de tareas domésticas.

Esto también te interesará: