Niños mentirosos: ¿Qué hacer?

Publicado el 4 Febrero 2012 por

El dicho reza que los borrachos y los niños siempre dicen la verdad, pero lo cierto es que no es así. La mayoría de los niños ha mentido alguna vez. Otros muchos lo hacen muy a menudo. ¿Cómo podemos tratar a un niño mentiroso?

En la red hay un montón de cuentos que trabajan el valor de la sinceridad con aventuras y moralejas donde se premian a las personas que van con la verdad por delante y los mentirosos salen mal parados. La sinceridad y la honestidad deben ser tratados como valores capitales que, de no tenerlos, generan desconfianza en los demás, incluyendo sus propios padres.

Premia su sinceridad cuando reconozca sus errores y felicítalo siempre que afronte la verdad, por problemas que le traiga, ya que así aprenderá el valor de la autenticidad.

Pero, ¿por qué mienten los niños? Hay cuatro razones básicas:

  1. Evitar un castigo o reprimenda de los profesores o parientes.
  2. Manipular a compañeros, hermanos o padres.
  3. Fantasear.
  4. Fanfarronear y llamar la atención de sus semejantes.

Dentro de estas razones, cada niño será un mundo, porque podremos encontrar desde el más tímido que se evade de sus miedos e inseguridades contando trolas hasta el más seguro de sí mismo, que miente convencido de que puede engañar a los adultos.

Pero cuidado, porque éstas pueden ser conductas aprendidas. Si el niño nos ha escuchado a los padres mentir, por ejemplo simulando que estamos enfermos para no acudir a una cita o diciendo que no estábamos disponibles para evitar responder al teléfono, interiorizará el comportamiento como algo normal y, probablemente, lo repetirá en su día a día. Los niños no entienden los matices de las mentiras, y por mucho que nosotros veamos claro que no todas las mentiras tienen la misma importancia, los críos no van a captarlo.

Esto también te interesará: