Los riesgos de la obesidad infantil

Publicado el 13 Marzo 2012 por

Los indicadores de salud y el incremento de problemas de peso en la infancia y la juventud han llevado convencer a los especialistas sobre la obesidad de que es urgente avanzar la promoción de los hábitos alimentícios saludables a la etapa preescolar.

La Fundación Thao, especializada en la investigación sobre la obesidad, presentó la semana pasada un estudio según el cual el 16,9% de los escolares de Badalona (Barcelona) de entre tres y cinco años tenían problemas de sobrepeso, de entre los cuales la mitad sufrían obesidad. Si se amplía la franja de edad hasta los 12 años, la proporción de niños con sobrepeso supera el tercio (35,4%) y los obesos llegan al 12,1%. Según Thao, la realidad se puede extrapolar a la situación española, lo cual coloca al país en el segundo lugar en obesidad infantil por detrás del Reino Unido.

Perdidos los beneficios que se le presuponen a la dieta mediterránea, los padres pueden ponerle remedio a la tendencia, que hoy por hoy supone el riesgo más alto para la salud de los niños españoles. No se trata de imponer estrictas dietas a los niños, sino de educarlos en algo que les va a servir toda su vida: los habitos saludables.

Comer frutas y vegetales y no abusar de fritos, refrescos, chucherías y bollería industrial son dos indicaciones pero que no siempre se cumplen. La falta de tiempo o de energías hacen que muchos padres se acomoden y, por no convertir el poco tiempo que comparten con sus hijos en una discusión, les permiten que coman solamente lo que les apetece. Una educación temprana de los hábitos alimenticios, incluyendo los gustos gastronómicos, puede evitar estas situaciones cuando los niños alcanzan edades avanzadas.

Lo mismo sirve a la hora de ayudar a gestionar los conflictos emocionales de los niños, ya que pueden llegar a convertirse en una causa de la obesidad cuando el niño come con ansiedad e intenta llenar su vacío emocional con atracones.

Esto también te interesará: