Los peligros de internet: ciberabuso en la escuela

Publicado el 2 Marzo 2012 por

Una de las consecuencias de la difusión de las redes sociales entre la población infantil y adolescente ha sido la exportación a internet de los malos tratos que se producen el la escuela entre los menores. El ciberabuso es la forma genérica de referirse a este tipo de situaciones donde un niño es sistemáticamente acosado por medio de las redes sociales.

Las formas de abuso en clase y la violencia en clase han existido siempre. Siempre ha habido y habrá niños que le encuentran el gusto a insultar, humillar, marginar e incluso agredir a otros compañeros valiéndose de una mayor aceptación social o de una mayor fuerza física o bien ensañándose con algun defecto o debilidad de las víctimas.

Actualmente, y por medio de las nuevas tecnologías, como smartphones y redes sociales, estos abusos se han sofisticado y han incorporado algunos elementos que recrudecen este tipo de conflictos:

  1. Las cámaras de foto y vídeo incorporadas a los smartphones permiten registrar situaciones comprometidas en vídeo o imagen. Se han dado casos de grabaciones secretas en los vestuarios deportivos o de imágenes de palizas que son difundidas posteriormente.
  2. El anonimato. La posibilidad de mandar mensajes sin identificar concede, en ocasiones, una desinhibición a la hora de mostrarse si cabe más violento en las amenazas.
  3. La difamación. Es muy sencillo difundir imágenes degradantes o íntimas o bien mentiras, secretos e insultos a través de las aplicaciones de mensajería instantánea, los blogs, las redes sociales o páginas web.
  4. La contaminación informática. Es posible mandar programas, archivos e imágenes que lleven adjuntos virus o software espía con los que conseguir información de la víctima o bien dañarle el ordenador.
  5. La suplantación de identidad. Consiguiendo la contraseña a través de software espía u otras formas, los acosadores pueden publicar informaciones, imágenes y vídeos comprometedores en las redes sociales o hacerse pasar por la víctima en chats y sistemas de mensajería instantánea.

Como se puede ver, el ciberacoso es un riesgo distinto del grooming, del que ya hablamos, porque son los propios compañeros quienes intimidan, coaccionan y humillan a la víctima teniendo su misma edad.

El pasado año, la Fiscalia de Barcelona abrió 47 expedientes con 74 imputados de delitos de este tipo, pero todos los expertos coinciden en señalar que la mayoría de casos no llegan a denunciarse jamás. Según un estudio reciente al respecto, el perfil de los acosadores es el de chicos dominadores con malos resultados académicos, baja tolerancia a la frustración y tendencia a la violencia.

Esto también te interesará: