Los padres pasan menos tiempo con sus hijos

Publicado el 19 Febrero 2014 por

Los padres cada vez tienen menos tiempo que pasar cons sus hijos.

El miedo a perder el trabajo está provocando una mayor implicación de los padres y madres en su oficio y una reducción del tiempo que pasan con sus hijos. Es la conclusión del estudio ‘El déficit de natalidad en Europa. La singularidad del caso español’, de la Obra Social La Caixa.

El estudio, coordinado por el catedrático Gosta Esping-Andersen, apunta como causa de la creciente soledad de los niños la preocupación de los padres por conservar el puesto de trabajo. En especial, según indica el trabajo, los padres, ya que según los datos recopilados las madres tienen una mayor tendencia a reducir las horas de trabajo para ir con los hijos.

Los hombres entrevistados por doctoras en sociología indicaron que es complicado encontrar tiempo para los hijos más allá del fin de semana, ya que sus puestos de trabajo implican jornadas cada vez más largas. A pesar de lo que impone la realidad del mundo laboral, las entrevistas con 68 hombres que esperan un bebé concluyen que en su mayoría querrán huir del modelo de padre sustentador pero ausente que dedica más horas al trabajo que al cuidado de los hijos. Antes de la paternidad, pues, existe una voluntad clara de dedicación a los hijos y un deseo de reproducir patrones distintos a los que sus propios padres hicieron con ellos, pero después difícilmente se cumple.

Ayuda pco la presión laboral y ayudan poco los horarios laborales y escolares. Al final, como resultado, los padres solo ejercen como tales durante los fines de semana. Tenemos padres de fin de semana.

Baja la tasa de natalidad

Una certeza motiva el trabajo: desde los años setenta la tasa de fecundidad ha bajado en los países occidentales y en muchos estados actualmente no llega a la tasa de reemplazo (2,1 hijos por mujer). En España el panorama es de los más graves de Europa, ya que la media de hijos por mujer es de 1,3. A partir de estos datos, los académicos quisieron explorar las razones con la hipótesis de que la mala conciliación familiar y laboral es la clave de esta situación.

Otra estadística significativa es la de la edad a la que las mujeres tienen un primer hijo en España. La media de edad de maternidad en España es de 31 años, una de las más elevadas en el mundo.

La política española no favorece la fecundidad

España se encuentra en los niveles más pobres de política de conciliación. Los permisos de maternidad se limitan a cuatro meses y para los padres apenas hay dos semanas y las ofertas de guarderías son de las más bajas en Europa. Tampoco existe igualdad de género en el ámbito laboral, con sueldos mucho menores para las mujeres, y al final, como consecuencia, terminan reproduciéndose los patrones tradicionales, con la mujer renunciando a una proyección profesional o dejando de parir.

Esto también te interesará: