Los mejores chistes de feos

Publicado el 26 Enero 2012 por

Era un niño tan y tan feo que fue a comprar una máscara y le dieron sólo la goma

Era un niño tan y tan feo que cuando jugaba al escondite nadie lo buscaba.

El mismo niño, de tan y tan feo que era, ¡asustaba hasta a los ciegos!

Cuando sus padres quisieron mandar una fotografía suya por mail, de tan y tan feo que era, el antivirus no les dejó mandarla.

Cuando ayudaba a sus padres a cocinar, de tan y tan feo que era, el niño hacia llorar a las cebollas.

El niño era tan y tan feo, pero tan y tan feo, que una vez chupó un limón y fue el limón el que hizo muecas.

Ya siendo mayor, empezó a trabajar en una tienda de mascotas, pero era tan, tan pero que tan feo que siempre le confundían con uno de los animales.

Esto también te interesará: