Los animales más peligrosos (7): el oso polar

Publicado el 27 Abril 2012 por

El oso polar es el mayor carnívoro que existe sobre la superfície terrestre y, pese su cariñoso aspecto, pasa por ser uno de los depredadores más peligrosos que hay en el planeta.

Estas bestias de más de dos metros y entre 400 y 800 quilos de peso suelen alimentarse de focas, morsas, renos, peces y cadáveres de ballenas u orcas que se acercan a sus dominios. En total, los adultos llegan a engullir 30 quilos de carne al día, y recientemente se ha descubierto que, si están hambrientos, pueden llegar a comerse a otros osos polares o se acercan a las ciudades y poblaciones humanas para escarbar en la basura.

Para cazar, se camuflan gracias a su característico pelo blanco y, cuando están lo suficientemente cerca de sus presas, corren hacia ellas para golpearlas con sus brutales zarpas y morderles con su fortísima mandíbula.

El oso polar vive en Rusia, Canadá, Noruega, Alaska y toda la zona polar. Para desplazarse suele cubrir largos recorridos sobre el hielo o bien nadando con sus poderosísimas patas. La gruesa capa de grasa y el tupido pelaje que envuelve su cuerpo los protege de las temperaturas extremas que deben aguantar en los territorios donde viven.

Recientemente se descubrió que el oso polar existe desde hace 600.000 años. Actualmente este animal está en peligro porque durante años ha sido cazado por humanos por afición y gran parte de su hábitat está siendo destruido, ya que el hielo del polo norte se destruye.

Esto también te interesará: