Los animales más peligrosos (2): serpientes gigantescas

Publicado el 24 Marzo 2012 por

Seguro que te suenan: pitón, boa y anaconda. Son las serpientes más grandes del mundo, con tamaños superiores a los cinco metros de largo. En Pequejuegos te lo contamos todo sobre este tipo de reptiles.

Las mayores serpientes del mundo no son venenosas. Los biólogos las llaman constríctoras porque suelen cazar a sus presas atrapándolas con la boca y rodeándolas con su poderoso cuerpo hasta constreñirlos (de ahí el nombre), evitando que puedan respirar.

Igual como sucede con el tiburón blanco, estos animales son incapaces de masticar, por lo que engullen a sus presas tal cual. Por ello, tienen que mantener una larga digestión de varios días e incluso semanas cuando devoran presas grandes, como ciervos pequeños, cerdos salvajes, caimanes o monos. Gracias a esta dieta pueden mantener sus inmensos cuerpos, que en los casos más espectaculares llegan a superar los nueve metros y los 200 quilos.

Tanto las anacondas como las pitones suelen vivir en selvas, sumergidos en ríos o lagos esperando a que alguna presa acuda a beber o camuflados entre las ramas de los árboles, de dónde caen cuando algun animal pasa bajo ellas. Las anacondas y las boas son propias de Sudamérica y es posible encontrarlas en el Amazonas, el Orinoco y el norte de Paraguay. La pitón, por su parte, se encuentra en la Índia.

Estos animales raramente atacan a humanos pero hay casos de muertes de personas por culpa de una de estas serpientes e incluso se han descubierto a anacondas comiendo a otras anacondas en épocas donde hay poca comida.

Esto también te interesará: