Los animales de “Campanilla y el secreto de las hadas”

Publicado el 6 noviembre 2012 por

En Campanilla y el Secreto de las Hadas de Disney, Campanilla y sus amigas viajan al misterioso Bosque del Invierno, un lugar desconocido donde el paisaje, los colores, los aromas y los sonidos no se parecen a la Hondonada de las Hadas. Además, conocerán criaturas que no habían visto nunca.

En el mundo hay muchos animales diferentes que se adaptan a las estaciones. Sus comportamientos cambian en función de la temperatura del entorno en el que viven. Si te gustan los animales como a Fawn, el hada amiga de Campanilla, ¡no te pierdas lo que te vamos a contar sobre todos estos tipos de animales!

ANIMALES DE LA PRIMAVERA

En primavera nacen muchas crías de animales. En primavera se ven corderos balando alegremente mientras brincan por el campo, o terneritos pegados a sus madres. Estas criaturas viven en casi todos los países. No es de extrañar que nazcan tantas crías en esta época del año, ya que después del frío invernal, el calor del sol y las lluvias abundantes han hecho crecer la hierba. Las madres comen esa hierba y tienen leche para alimentar a sus crías.

También en primavera, algunos animales dejan de hibernar. Salen de sus madrigueras, donde se han protegido del frío del invierno. Por ejemplo, animales como los erizos, que viven en muchas zonas de Europa, aparecen en esta época del año. ¡Pero tendrás que mantener los ojos abiertos porque sólo salen de noche!

También es el momento en el que las flores multicolores empiezan a florecer, así que verás abejorros en los estambres de las flores. Se lleva el polen a sus colmenas para alimentar a sus colonias. Las flores necesitan ser polinizadas por las abejas para que puedan producir frutos y semillas que sirven de alimentación a los animales de otoño (¡sabrás más después!).

CRIATURAS DEL VERANO

Sin lugar a dudas, uno de los insectos más bonitos es la mariposa, cuyas alas brillantes y multicolores revolotean por el aire durante el verano. Es frecuente encontrar mariposas en esta época del año, ya que necesitan mucha luz solar y calor para secarse y desplegar las alas, una vez que salen de sus capullos.

Otra criatura a la que le encanta tomar el sol en verano es la lagartija. Encontrarás muchas variedades de lagartijas en países con climas muy cálidos como Australia. Pero, ¿sabías que también hay algunos tipos autóctonos en Europa? Las lagartijas son de sangre fría, así que tienen que estar al sol todo el día para calentarse. Después de descansar durante todo el día, por la noche se dedican a buscar comida.

ANIMALES DEL OTOÑO

En otoño, muchos animales migran a climas más cálidos para reproducirse, encontrar más comida ¡y también para calentarse! Si quieres verlas tendrás que darte prisa. Puede que ya se hayan embarcado en su gran periplo.

En otoño, muchas aves del hemisferio norte recorren grandes distancias hasta el hemisferio sur donde se quedarán durante todo el invierno. El animal que migra más lejos es el caribú (también conocido con el nombre de reno). Suele viajar a zonas boscosas que le protegen de la nieve invernal. Mientras tanto, en el mar, las ballenas azules migran a zonas tropicales, donde las aguas templadas les proporcionan un hábitat perfecto para sus crías.

Algunos animales no migran y se preparan a su manera para los meses más fríos. Las ardillas, por ejemplo, pasan el otoño buscando alimentos y recogiendo semillas, frutos secos y bayas que guardan para cuando la comida escasee. El otoño es la mejor estación para verlas, ya que en cuanto llegue el invierno se esconderán para estar a salvo.

ANIMALES DEL INVIERNO

Muchos animales se trasladan a zonas cálidas durante los fríos meses de invierno. Pero hay otros que viven en climas extremadamente fríos (muy lejos de nosotros) y que no tienen más remedio que buscar la forma de mantenerse calientes.
El zorro ártico que vive en las regiones árticas del hemisferio norte tiene un pelaje blanco y muy grueso que mantiene el calor y le sirve como camuflaje. ¡De hecho tiene unas orejas muy pequeñas para minimizar la pérdida de calor!

Los osos polares, los carnívoros más grandes del mundo, también viven en el Ártico. La textura de su pelaje blanco y afelpado absorbe la luz del sol para calentarse. Sus patas tiene una superficie rugosa para no resbalar en el hielo.

Los pingüinos emperador viven en el lado opuesto del mundo, en la Antártica. Son los mayores de su especie y se acurrucan unos contra otros para conservar el calor. Estos pingüinos forman una gran piña y se turnan para estar en el centro, donde hace más calor.

Sea cual sea la época del año, siempre encontrarás diferentes tipos de vida salvaje, así que mantén los ojos bien abiertos cuando cambien las estaciones. ¡Quién sabe lo que puedes encontrar!

Esto también te interesará: