La maratón (y 2): las mejores curiosidades

Publicado el 25 Marzo 2012 por

Tras la celebración de la Maratón de Barcelona y la Media Maratón de Madrid, completamos la serie de las mejores curiosidades sobre la maratón con las anécdotas sobre los mayores tramposos de la carrera y otras historias y leyendas.

El primer tramposo de la historia, que se sepa, fue Spiridon Belokas. En los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna, celebrados en Atenas el año 1896, Belokas fue pillado haciendo buena parte del recorrido subido a un carro. A pesar de las trampas no logró ganar.

Otro famoso tramposo fue Fred Lorz, que terminó primero en la maratón de los Juegos Olímpicos de Saint Louis, en el año 1904. Al poco de terminar se descubrió que había subido al coche de su entrenador para realizar buena parte de la carrera. Por supuesto, fue descalificado.

Cuatro años antes, en las Olimpiadas de París, solo llegaron siete participantes a la meta. A lo largo del día se descubrió que el resto de los corredores se habían perdido por la ciudad porque el recorrido no estaba suficientemente bien marcado.

A pesar de esta historia, la confusión más divertida de todas las relacionadas con una maratón es la de Kimo Nakajimi, un corredor japonés que se apuntó a la maratón de Londres sin saber muy bien o que era una maratón. le dijeron que eran 26 millas (el equivalente a 42 quilómetros) y él entendió que se trataban de 26 días, por lo que siguió corriendo una vez pasada la meta. Al cabo de las horas de terminar la prueba lo localizaron corriendo por una carretera de Inglaterra.

Las maratones más curiosas del mundo serían las siguientes:

  • La del Himalaya, al ser la que se corre a mayor altitud.
  • La de la Antártida, en el polo sur, que probablemente sea la más fría.
  • La de Sonderhausen, en Alemania, que es la que se corre a menor altura, ya que se celebra en una mina de sal a 700 metros bajo el suelo.

Esto también te interesará: