La hora de comer, un momento divertido

Publicado el 4 Octubre 2011 por

Las experiencias tempranas en cuanto a la formación de hábitos alimenticios en el ser humano es un aspecto determinante para un adecuado desarrollo, principalmente los primeros cinco años de vida. Por tanto, es imprescindible prestar atención a las estrategias y rutinas de alimentación de nuestros hijos. Y más aún cuando ellos pierden el apetito y eso se convierte en un suplicio para los padres.

En este punto, el contexto familiar es básico para la formación de hábitos alimentarios en el niño. Sobre todo, la madre es la responsable de incorporar al niño a las prácticas alimentarias y al entorno social familiar, “ya que desde muy temprano están capacitados para establecer una íntima relación recíproca con la figura primaria que lo cuida y que habitualmente es la madre”, según un informe sobre el desarrollo de la conducta alimentaria en la infancia, publicado en la Revista chilena de nutrición.

Por eso, a las mamás que tengan problemas con sus niños en cuanto a su alimentación, les dejamos unos sencillos consejos que se pueden aplicar para que la hora de comer de los niños no se convierta en un dilema y sea un momento divertido:

  • Dejar que los niños participen a la hora de la compra, para que en el momento de comer ellos coman lo que eligieron.
  • Establecer horarios de comida.
  • Invitarlos a ayudar a hacer la comida y crear platos llamativos.
  • No obligarlos y crear un clima de tensión, porque eso creará un efecto negativo. Cuando el niño rechaza un alimento la mejor manera es convertir el momento de la comida en una fiesta, es decir, con bromas y risas, siempre con una actitud positiva.
  • Enseñarlos a comer en la mesa y no frente a la televisión, es importante eliminar toda distracción.

Y no dudeis en poner en práctica la técnica del avioncito, es un clásico que nunca falla, es la mejor manera de llamar su atención y lograr que la comida sea más que una obligación… ¡un poco de diversión!

Esto también te interesará: