¿De verdad tenemos ‘la generación más preparada’?

Publicado el 19 Marzo 2013 por

jovenes-generacion-estudiantes

Los resultados de las oposiciones a maestro publicadas por la Comunidad de Madrid han puesto en duda el lugar común tan manido de “la generación mejor preparada de la historia”, la de los jóvenes españoles que han podido estudiar inglés desde pequeños, que han disfrutado de las nuevas tecnologías y que han tenido más facilidades que nunca para acceder a la universidad y salir al extranjero. ¿Han servido estas facilidades para que exista un mayor nivel formativo? ¿Tenemos malos profesores?

El apunte en defensa de los profesores aspirantes es precisamente su condición de aspirantes: quienes dieron esas sonrojantes respuestas han quedado fuera, mientras que quienes superaron las pruebas ejercerán. Las oposiciones son un filtro para seleccionar los mejores profesionales para un puesto de trabajo. El foco, por lo tanto, debería estar en el nivel de quienes ya ejercen, no de quienes quieren hacerlo. Ridiculizar a todo un colectivo profesional porque quienes querrían ser maestros no tienen el nivel para serlo es, en este caso, como desprestigiar a toda la NASA porque un aspirante a ingeniero fallara un problema de trigonometría.

Otra cosa es que sea poco presentable ante la opinión pública que haya titulados en magisterio con faltas de ortografía y lagunas de conocimiento que avergonzarían a un preadolescente. O deberían avergonzarle. Tal vez ese sea el problema. Escribir “Nabarra” o “Bolcán”, señalar que una gallina es un mamífero o pensar que el Ebro pasa por Madrid son errores muy graves que apuntan a niveles alarmantes de cultura general.

Las causas son variadas, pero la principal es que se han relajado los mínimos necesarios a todos los niveles: los exámenes, tener el graduado escolar, sacarse el bachillerato, graduarse en carreras universitarias, tener un posgrado o estudiar en el extranjero. Los profesores y las juntas de evaluación aprueban exámenes y expedientes que no deberían por varias razones. A saber: que siempre hay alguien peor en clase, que reciben amenazas de los padres, que están cansados de aguantarles en clase, que el chaval no puede repetir más cursos por ley o que a la escuela le interesa que el alumno acuda a selectividad con buena nota.

En general, según llevan apuntando los profesores, tal vez no sea la generación mejor preparada. Lo que tal vez sí sea cierto es que las élites sí están mejor formadas. Falta por saber dónde trabajarán.

Esto también te interesará: