La falta de cariño maternal puede provocar obesidad intantil

Publicado el 22 Enero 2012 por

Un estudio reciente indica que las carencias afectivas de los niños pueden llevarles a tener problemas de sobrepeso. Reza el estudio que la falta de cariño maternal podría ser una causa de la obesidad infantil, por lo que, como padres, debemos tener en cuenta las enormes consecuencias de nuestra actitud hacia los hijos.

Todo esto tiene su explicación. Los primeros meses de vida de un niño son esenciales para su crecimiento. Muchos estudios lo corroboran, entre ellos el realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Ohio. Estos expertos observaron durante varios años el comportamiento y las relaciones de más de 900 madres e hijos y examinaron la sensibilidad materna, por un lado, y por otro, el apego de seguridad de los niños.

De esta manera, se dieron cuenta que las madres que reconocía los estados de ánimos y necesidades de su hijo tenían hijos con menos miedo. Resultó que estos niños sentían que contaban con el apoyo de sus madres. De esta manera se dieron cuenta que, de los niños que estaban bien atendidos, sólo un 13% presentaron problemas de obesidad cuando llegaron a la adolescencia, mientras que un 25% de los que fueron criados con menos atención resultaron tener problemas de morbidez.

El secreto parece estar en la seguridad que transmite la madre que cuida bien
de su hijo, ya que le hace ganar confianza en si mismo. Pero, por el
contrario, la falta de cariño genera en ellos cierto estrés y ansiedad de comer, lo que explicaría la tendencia al sobrepeso extremo.

En todo caso, dicen los mismos expertos, éste no resultaría un factor determinante. Lo que causa obesidad es la falta de ejercicio y una mala alimentación, que puede tener otras muchas explicaciones.

En España, un 8, 4% de niños entre 3 y 5 años sufren de obesidad y un 29% de exceso de peso según la Fundación Thao, datos del curso escolar 2009-2010.

Esto también te interesará: