Héroes modernos: Kung Fu Panda

Publicado el 9 Mayo 2012 por

Nunca un panda más torpe y gordo había llegado más lejos en el mundo del Kung Fu, pero Po, el hijo de la oca que tenía un restaurante de fideos, llegó al torneo que debía elegir al nuevo Guerrero Dragón y, casi por casualidad, el gran maestro Oogway le señaló como el mejor.

En el proceso de aprendizaje, Po debió ganarse la confianza de sus compañeros, los Cinco Furiosos, la Tigresa, el Mono, Mantis, Víbora y Grulla, que desconfiaban de su talento. Con el paso de los días, Po descubrió que dentro de sí mismo había un auténtico guerrero de Kung Fu justo a tiempo para enfrentarse a Tai Lung, un leopardo de las nieves que había sido alumno de Shifu, el maestro de los Cinco Furiosos.

Después de huir de la prisión donde lo tenían recluido, Tai Lung llegó al dojo para robar el Pergamino del Dragón, un documento que, según la tradición legendaria, podía dar el mayor poder al luchador que lo leyera. Cuando, tras una encarnizada lucha con Po, Tai Lung descubrió que el pergamino solamente era una superfície lisa y parecida a un espejo, se enfureció. Po lo había entendido todo: el poder debe venir de uno mismo, cada cual debe creer en sí mismo para ser verdaderamente poderoso. Gracias a ello, pudo derrotar a Tai Lung.

Tras esta aventura, Po empezó a actuar como protector del Valle de la Paz junto a los Cinco Furiosos, pero una pelea con unos lobos gigantes le trajo distintos recuerdos sobre su pasado. Cuando se lo cuenta a su padre, la oca, éste le confiesa que lo encontró en una caja y lo adoptó.

Decidido a descubrir quienes fueron sus padres y por qué lo abandonaron, acude a conocer al malvado Shen, con quien pelea y es herido, pero a quien derrota tras llegar a la paz interior. Tras estos conocimientos, Po se convierte en uno de los mejores luchadores de kung fu y en un maestro de las artes marciales.

Esto también te interesará: