Golpes en la cabeza: ¿qué hacer?

Publicado el 29 Junio 2012 por

Pocos accidentes son tan corrientes y, a la vez, preocupan más a los padres, que los golpes en la cabeza de los niños pequeños. Las caídas desde una litera o lugar elevado, los choques fortuitos mientras juegan o algun desequilibrio en las escaleras o en el suelo resbaladizo suelen provocarlas, pero no siempre son graves.

Muchas veces el golpe en la cabeza se saldará con un chichón más o menos grande, que deberemos tratar con hielo y antiinflamatorios. Sin embargo, existen golpes más fuertes que pueden provocar males peores.

Sea muy visible o no la consecuencia de un trompazo, tras un golpe deberemos estar atentos al comportamiento de nuestro hijo. Los mareos, la pérdida de memoria o consciencia, la desorientación espaciotemporal y los vómitos son algunos de los síntomas de que el golpe puede haber afectado al tejido cerebral. Puedes preguntarle por lo que hacía antes de golpearse o el día en el que se encuentra para saber si le ha afectado.

Si contemplas alguna de las situaciones que te hemos enumerado tal vez tiene una conmoción cerebral. Eso significa que el cerebro se ha movido dentro del cráneo. En ese caso, deberías acudir inmediatamente al hospital para efectuar un chequeo médico al instante, explicando con detalle a sus profesionales lo que ha ocurrido. Las pruebas que le harán deben servir siempre para saber hasta qué punto está afectado el cerebro.

Sea como sea, es importante recordar que los traumatismos no dejan consecuencias que puedan manifestarse a largo plazo, como a veces rezan las creencias populares. Si el golpe ha sido especialmente grave, los problemas se producen casi de inmediato.

Esto también te interesará: