Gabriela Klammer: “Escribir para niños es trascender”

Publicado el 7 Enero 2013 por

Gabriela Klamer no es una escritora corriente. Superada la edad de jubilación ha decidido embarcarse en la escritura de una novela de aventuras fantásticas para niños ilustrada por ella misma. En esta entrevista, a cargo de Karina Crulcich, Gabriela Klamer nos lleva de la mano por el proceso creativo que le llevó a publicar La llave mágica, una excelente historia sobre la amistad donde encontraremos dragones, magos y otras criaturas mitológicas.

Explíquenos cómo le surgió la idea de este libro.

Surgió debido a que una señora amiga viendo mis ilustraciones me preguntó por qué no las acompañaba con una historia. En mí permanecía esa insinuación hasta que comenzó a germinar y me dije: “¿Por qué no?”. Recordaba que en mi niñez una maestra había elogiado un escrito de composición libre, y otro comentario que me favoreció durante un curso de Enseñanza Secundaria que inicié en mi vida de adulta.

¿Cuáles son sus referentes en literatura infantil y juvenil?

Mark Twain, Luisa May Alcott, y otros como Montgomery, autor de Anne la de Tejados Verdes.

¿Por qué decide escribir un libro para adolescentes cuando usted ya ha superado los 60 años?

Tal vez la nostalgia o la necesidad infantil por los riesgos y la aventura que no tuve la posibilidad de experimentar de modo personal y que pude concretar de forma virtual gracias al ejercicio de la imaginación. Incidió también la presencia de un padre, aventurero indómito, que nos narraba sus vivencias por los años treinta del siglo pasado. Historias impactantes como las que vivió perdido y sediento en el desierto del Kalahari en África.

¿Qué significa para usted cumplir el sueño de publicar una obra propia?

Significa algo así como perdurar en el recuerdo de otros, una forma de “trascender”.

¿Qué desea generar en los niños que la lean?

La historia refleja las respuestas a un posible entramado de situaciones que los protagonistas deben enfrentar del mismo modo en que lo harían en la vida real, ya que tanto en la realidad como en la ficción las acciones no pueden sobrepasar el calibre de lo netamente humano.

¿Cómo describiría lo que para usted simboliza escribir e ilustrar?

Escribir e ilustrar es crear. Es materializar bosquejos mentales transmutándolos en símbolos pictóricos y gráficos. Cada obra lleva la impronta personalizada de su creador en el “sutil mundo de lo abstracto”, puesto que todo símbolo es una abstracción. También es una suerte de meditación: mantiene la mente ocupada en algo gratificante y enriquecedor.

¿Cuáles son sus deseos para el futuro de los niños del mundo?

Que vivan en un mundo en el que la naturaleza y la tecnología marchen a la par y que desarrollen un grado mayor de consciencia universal que les ayude a enfrentar con sabiduría los cambios que sobrevendrán a una velocidad exponencial.

Su libro está disponible en Amazon, Elaleph y Tematika.

Esto también te interesará: