España necesita formar mejor a sus profesores

Publicado el 26 Febrero 2012 por

Los países que mejor seleccionan, retribuyen y consideran a sus profesores son los que tienen alumnos mejor formados. Los mejores ejemplos de ello son Corea del Sur y, como casi siempre, Finlandia.

Ha sido la OCDE, la organización que reúne a los países más ricos del mundo, quien ha advertido a España y a otros países con bajas calificaciones en los controles PISA de la necesidad de formar mejor a los futuros maestros. No se trata, como habitualmente algunos sectores tratan de simplificar, de aumentar el gasto educativo genérico, sino de mejorar las capacidades y el valor añadido de los recursos humanos.

La clave está en el “dónde” se debe invertir para tener buenos profesores. Finlandia atrae a la profesión docente a sus mejores estudiantes escolares -quienes empiezan la carrera deben pertenecer al 10% de alumnos nacionales con mejores notas; un 5% en Corea- y a aquellos con unas dotes para la enseñanza más marcadas, para lo cual establecen pruebas para examinar su capacidad comunicativa y su vocación para ser maestros. Una vez en la universidad, los forma con un grado de exigencia notable y, ya en el mercado laboral, los maestros reciben una alta consideración social y un sueldo relativamente alto.

En España, uno de los países UE con más fracaso escolar, no existen ninguno de estos rasgos. La nota mínima de acceso a las facultades de magisterio raramente alcanza el notable, apenas existen materias específicas de comunicación, en ningún caso se testea la vocación de los futuros profesores y, durante años, ha sido posible obtener el grado o diplomatura de magisterio sin poder mantener una sencilla conversación en inglés. Una vez graduados, los maestros acceden a los puestos de trabajo en base a oposiciones donde el mayor peso de la calificación se basa en competencias memorísticas, no comunicativas o pedagógicas.

Tampoco existe en España la costumbre de evaluar a los docentes, materia en la que estamos a la cola de Europa y en la que existe margen para la mejora de las condiciones docentes. Algunos expertos defienden que los profesores que tienen incentivos a mejorar sus condiciones en función de su rendimiento y el de sus alumnos terminan enseñando mejor. En España, los sueldos de los profesores al inicio de sus carreras son comparativamente altos pero, sin embargo, en el transcurso de éstas los emolumentos se estancan en relación a los de sus colegas europeos, por lo que existe margen para mejorar tales condiciones si se quieren vincular al rendimiento.

Esto también te interesará: