Argumentos en contra del bilingüismo en inglés

Publicado el 29 Agosto 2013 por

argumentos-ensenar-ingles

El debate está muy vivo en la mayor parte del mundo hispanohablante, y en particular en algunas comunidades autónomas españolas. ¿Deben los alumnos de secundaria estudiar algunas materias en inglés? Esta es la primera parte del debate, la de los argumentos en contra.

Una de las iniciativas que suelen proponerse a la hora de intentar mejorar el mal nivel de inglés de nuestros alumnos es es que cursen materias en este idioma. Otro día trataremos de las razones a favor de hacerlo, pero hoy toca hablar de los dos grandes argumentos en contra: el primero es que los adolescentes no saben inglés; el segundo es que los profesores tampoco.

Los alumnos llegan a secundaria con un conocimiento muy limitado del inglés que en muy pocos casos les permite seguir una clase de ciencias, geografía o matemáticas en ese idioma. Esa circunstancia provoca que, o bien el nivel de la asignatura baja para adaptarse al nivel de conocimientos de inglés, o bien solo pueden seguir la asignatura quienes sí tienen un nivel alto de inglés. Al final, el conocimiento de la lengua extranjera acaba siendo decisivo en la nota que sacarán en la asignatura en cuestión.

En segundo lugar, debemos recordar la formación que tienen los profesores. Ni el actual máster que capacita para ejercer la docencia en secundaria, ni el antiguo certificado de aptitud, ni las licenciaturas que hayan cursado los profesores piden un nivel de inglés suficiente para comunicarse con éxito. En ningún caso, por lo tanto, existe hoy una capacitación generalizada para dar clases en esta lengua extranjera. El inglés es un factor limitante para la expresión del profesor. Por lo tanto, las clases serán de peor calidad.

¿Cómo podemos integrar el inglés en las aulas?

No se trata del cómo, sino del cuando. Hacerlo hoy, sin una formación de niños y maestros que lo soporte, sería como empezar la casa por el tejado y la docencia se resentiría. Unos pocos alumnos se espabilarían, igual que unos pocos maestros, pero no hay ninguna certeza de que el conjunto saliera reforzado.

Una posible solución es empezar a dar clases a edades más tempranas, como infantil o primaria, donde ya empieza a haber profesores capacitados desde las universidades. La otra es empezar a formar a los profesores de secundaria para que sepan dar clases en inglés.

Esto también te interesará: