El valor de un buen profesor

Publicado el 29 Enero 2012 por

Un mal profesor produce en los alumnos el mismo efecto que haber hecho novillos durante el 40% de las clases de un curso. Es lo que indica un estudio realizado por economistas de Harvard y Columbia, que confirma lo decisivo de tener buenos maestros durante la etapa escolar.

Dice la leyenda y respaldan los datos que Finlandia tiene los mejores profesores de todo el mundo. El secreto, según Timo Riiho, es que los requisitos para ser docente son muy elevador. Riiho es un catedrático que ha estudiado el sistema educativo finlandés comparándolo con el español. Ha concluído que en España pagamos suficiente a los profesores, pero que los políticos cambian demasiado las leyes educativas.

El estudio al que nos referíamos al principio, que se puede consultar online, asegura que cambiando a los peores profesores de un curso por otros de nivel medio, el salario de cada alumno a lo largo de toda su vida laboral aumentaría en 52.000 dólares. Da vértigo imaginar las posibilidades de generalizar este tipo de medidas en la enseñanza española, más aún en una época donde las acciones tienden más hacia la precarización del oficio -más horas, peores condiciones- que hacia su revalorización.

Sin embargo, la educación apenas ocupa espacio en las portadas de los periódicos ni un tiempo razonable en los noticiarios. Y cuando se aborda, es complicado vislumbrar propuestas constructivas, como serían la mejora de su formación universitaria, la revalorización de la condición del docente, el aporte de medios para la atención a la diversidad o la evaluación de los maestros para premiar a los buenos profesores y penalizar a los poco eficaces.

Porque la educación no es gasto, sino inversión. Y no hay mejor inversión que la que mejora y capacita a las personas.

Esto también te interesará: