El peligroso papel de los abuelos en verano

Publicado el 14 Agosto 2012 por


La diferencia entre las vacaciones de los padres y de los hijos provoca que, en verano, muchas familias tengan problemas para colocar a los niños. La solución, especialmente cuando no hay dinero para pagar campamentos, campus deportivos o escuelas infantiles, pasa por recurrir a los abuelos. Pero dejar a los niños con los abuelos, que tiene su parte buena, también tiene sus riesgos.

El papel de los abuelos en la educación de los hijos es de gran valor, empezando por la disponibilidad como “canguros” cuando los padres no tienen tiempo y terminando por su sabiduría, que se transmite desde una posición que no pueden tener ni las escualas ni los padres. Con todo, el “apalanque” de los niños con ellos por un tiempo excesivo no es una práctica recomendada. Los niños necesitan socializarse, y eso es algo que se tiene que llevar a cabo en compañía de sus iguales, de otros niños.

Virginia Salgado Calzada, Responsable de Proyectos Educativos de Nemomarlin, reflexiona sobre el hecho de que, estando con los abuelos, los niños no estan obligados a “compartir los juguetes o el protagonismo, no tienen por qué están enfadados y no están obligados a respetar los turnos”. Estos factores, repetidos en demasía, no son beneficiosos, porque mantienen al niño en una burbuja ajena a la realidad.

Otro de los peligros es la pérdida de hábitos. Debido al distinto papel que tienen los abuelos en la educación de los niños, a veces dejan una mayor libertad a los niños en forma de establecer límites y horarios. En ese caso, es importante pactar unos mínimos antes de dejar a los hijos con sus abuelos, especialmente a la hora del descanso, tan importante en verano.

Fuente de la Imagen: SXC.

Esto también te interesará: