El mejor desayuno para los niños

Publicado el 28 Febrero 2012 por

Cerca de un 10% de los niños españoles acuden a la escuela sin desayunar. Hace poca falta volver a repetir lo indispensable del aporte temprano de nutrientes para cualquier persona y, en especial, para los pequeños en edad de crecimiento, pero a pesar de ello no todo el mundo está conscienciado de la importancia de un buen desayuno.

El equilibrio perfecto para un niño consiste en un aporte de leche, fruta y una o dos raciones de carbohidratos, lo que puede traducirse en un tazón de leche, el vaso de zumo de naranja o de lo que le apetezca y galletas, cereales o bollería, pero hay más alternativas.

La clave, en todo caso, es dedicarle tiempo. No hay excusa para no sentarse a comer algo consistente: tanto si el problema es que el niño no tiene el estómago abierto de buena mañana como si tarda demasiado en comer, la solución es tan sencilla como despertarlo 10 o 20 minutos antes.

La tostada con mantequilla y mermelada no debe reducirse al desayuno de los fines de semana, lo mismo que el zumo de naranja. En caso de no tener tiempo para preparar zumo de naranja, quizá al niño le apetezca una pieza entera de fruta o bien puede tomársela a media mañana. Otra opción es preparar un iogur con trozos de mandarina, fresas o plátano, a los que se le podrán añadir cereales o galleta triturada o troceada.

En cuanto a los cereales, no todos son iguales. Presta atención a la información nutritiva de cada cual en el supermercado. No es recomendable que los niños tomen cereales con aportes excesivos de azúcar. En una investigación de Environmental Working Group se compararon las principales marcas y tipos de cereales con el fin de descubrir las cantidades de azúcar que contenían.

Lo ideal, según los nutricionistas, es no superar el 26% de azúcar, por lo que sería bueno consultar la lista de EWG para ver si es alguno de los que compráis en casa. Piensa que, según un estudio de Consumer, los cereales menos grasos y azucarados saben igual que los demás y tienens abores muy parecidos: vale la pena elegir los saludables.

Esto también te interesará: