El contacto con la naturaleza es positivo para los niños

Publicado el 2 Octubre 2013 por

nina-flor-naturaleza

La vida en las ciudades conduce a la desconexión de nuestro medio más natural, la naturaleza. Para los niños que viven en grandes poblaciones, esta desconexión tiene consecuencias en su educación y en la formación de su carácter.

Las ciudades grandes son cada vez menos aptas para que los niños puedan vivir en ellas. Más allá de la construcción de parques, las vías y calles son inseguras para el juego y la socialización. Tampoco ayuda el ritmo laboral de los padres, que apenas tienen tiempo para acompañar a los hijos a los espacios de juego exteriores. Como ejemplo de las consecuencias de esta situación, un dato: en España cada niño está 990 horas al año delante del televisor.

Esta situación es común a mucha gente en el mundo. En total, el 43% de los niños y adolescentes habitan en poblaciones de más de medio millón de habitantes.

La ciencia ha demostrado que el estilo de vida urbano tiene consecuencias para la salud. Hay estudios que demuestran una relación lineal entre el riesgo de sobrepeso en los niños y la vegetación que hay en el lugar en el que viven los niños. Lo mismo sucede con la relación que hay entre la existencia de vegetación en el patio o sitio de recreo escolar y la sensación de bienestar y el sobrepeso de los niños.

En segundo lugar, la crianza en la naturaleza favorece sentimientos positivos sobre el medio ambiente y ayuda al desarrollo de conductas ecológicas. La conexión con la naturaleza tiene consecuencias positivas sobre la salud psicológica de los niños.

Esto también te interesará: