El aprendizaje temprano

Publicado el 19 Abril 2012 por

El periodo entre el nacimiento y los ocho años es el más crítico en el desarrollo cognitivo de los niños. Por ello, existen corrientes pedagógicas que priorizan ese espacio a la hora de actuar en la formación global del niño. Una de ellas es el aprendizaje temprano.

El aprendizaje temprano es el método educativo que contempla el
desarrollo integral del pequeño
atendiendo todas las esferas de su vida,
desde las emociones hasta el físico pasando por las habilidades
sociales y las habilidades cognitivas. Si los ocho primeros años de vida son los más decisivos en la educación de los niños, los defensores del aprendizaje temprano entienden que es allí donde se debe centrar la formación neurológica y psicológica que permitirá un mayor éxito.

Según Teisa Dalmau, responsable del Programa Guía, una experiencia basada en este tipo de aprendizaje y que funciona en distintos colegios desde hace 20 años, el niño necesita, “además de un sistema nervioso bien organizado, un entorno social y familiar favorable, así como buenos maestros y altos niveles de motivación y seguridad emocional”. Por esa razón, entiende Dalmau, una buena y abundante estimulación cerebral en los periodos más tempranos de la vida del niño favorecerán una correcta organización neurológica y unas capacidades cognitivas idóneas.

En una entrevista para La Vanguardia, Dalmau anima a los padres y a quienes forman el entorno del bebé a celebrar las primeras palabras de los pequeños, ya que así se les dará una mayor autoestima. El refuerzo positivo es, según Teisa Dalmau, una de las tres patas en las que debe sustentarse el aprendizaje temprano. Las otras dos son el modelo y la oportunidad.

En próximos artículos os daremos otras recetas para educar según los principios del aprendizaje temprano.

Esto también te interesará: