Educar las emociones ¿en el aula?

Publicado el 18 Marzo 2012 por

La próxima revolución en las escuelas, rezan muchos pedagogos y visionarios, es la introducción a la educación emocional. La importancia de saber identificar y gestionar los sentimientos es cada vez más reconocida y expertos en neurociencia y pedagogía coinciden en señalar las bondades de una futura educación de las emociones.

El Informe del Observatorio Faros, del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona ha apuntado en esa dirección recientemente con el aval de uno de sus colaboradores, el divulgador científico Eduard Punset. “La clave de los éxitos de los futuros adultos reside en aprender a gestionar las emociones en lugar de reprimirlas como hemos hecho durante siglos”, apuntó Punset en la presentación del estudio.

La recomendación es clara: la adquisición de lo que llamaron “competencias emocionales” a través de distintas actividades. Así, las técnicas de introspección o meditación, los juegos de rol u otras técnicas terapéuticas podrían llegar a aplicarse en el aula, pero el objetivo final sería adquirir una transversalidad que permitiera trabajar la dimensión emocional de la persona en todas las materias y durante todo el recorrido escolar.

El sueño, la utopía, más bien, sería que los referentes familiares y mediáticos de los niños fueran a una con la escuela y se erigieran en ejemplos de competencias tales como la tolerancia a la frustración, la serenidad ante el dolor, la identificación y gestión de los miedos y las envidias o la canalización no agresiva de la rabia.

Una buena educación emocional, defienden sus partidarios, puede ayudar a conseguir una cierta autoestima y a mantener relaciones sanas con otras personas, pero es que, además, está probado científicamente que las emociones negativas contribuyen a disminuir las defensas del sistema inmunitario y predisponen al cuerpo a la enfermedad. Son las llamadas psicopatías, entre las que el informe Faros cuenta 40 enfermedades, que incluyen las contracciones, los trastornos cardiovasculares o las úlceras.

Esto también te interesará: