La Educación Sexual en España y en México

Publicado el 26 Febrero 2014 por

educacion-sexual

Tras la polémica ley del aborto, de la que aquí no vamos a ocuparnos en tanto que se ha opinado todo o casi todo de ella en otros medios, nos interesa lo que va antes. Antes del embarazo. No hay ningún artículo que hable de prevención del embarazo o de educación sexual en la ley de interrupción del embarazo. Y eso, en un país como España, es grave.

Los adolescentes y jóvenes españoles se acuestan mucho y muy temprano. Dos tercios de los adolescentes entre 15 y 19 años mantienen relaciones sexuales. El porcentaje sube hasta entre un 93% y un 96% si hablamos de los jóvenes entre 20 y 26 años. Muchos menores de edad tienen sexo y la enorme mayoría de los jóvenes mantienen relaciones sexuales. Hasta aquí, sin más, la estadística de la Fundación Española de Contracepción (FEC) no es ni buena ni mala. La pregunta que complica la estadística es si nuestros jóvenes están preparados para una paternidad responsable.

En México la situación es más extremada. Durante el primer semestre de 2013, las clínicas de México DF atendieron 19.646 mujeres menores de 19 años para parir. 600 de ellas tenían entre 10 y 14 años. En el caso mexicano, sin embargo, a la mala educación sexual se juntan altos índices de abusos sexuales infantiles. La media de edad de inicio en el país es de 15 años.

No se trata solamente de reproducción y coito, pero también. Pese a las campañas y el cambio de mentalidad, persisten muchos comportamientos de riesgo. El grupo de expertos Daphne se dirigió a una clínica en la que se realizan abortos para encuestar a las mujeres por qué se habían quedado embarazadas. Un 41% reconoció que no había usado ningún método anticonceptivo más allá de la marcha atrás. De entre las que dijeron haber usado el preservativo, tres cuartas partes dijeron que no siempre se ponían condón. La información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos está por todas partes y sin embargo algo sigue fallando en la educación sexual.

Como decíamos, pese al debe en educación sobre métodos anticonceptivos, hay otros aspectos más allá de la biología que permanecen ocultos en las aulas. Apenas se habla de las pulsiones sexuales, del placer, de los orgasmos, del deseo o de la líbido. No se habla de las relaciones íntimas. Ante la carencia, los niños se las apañan como pueden, y hoy el recurso más a mano es la pornografía. La educación sexual en España está restringida a la reproducción sexual y a la fecundación. En la práctica, sin embargo, el sexo entre adolescentes y jóvenes no persigue ese fin, así que, como en tantos otros ámbitos, la educación sexual tiene poca aplicación práctica para los chavales.

Esto también te interesará: