Educa a tus hijos en la paciencia

Publicado el 7 Enero 2012 por

Vivimos en la sociedad de lo inmediato, lo queremos todo aquí y ahora, y eso es aún más notorio en nuestros hijos. Lo que sucede, sin embargo, es que cuando no pueden tener lo que quieren al instante, se sienten frustrados. Eso puede cambiarse con una educación específica.

Nadie duda que saber esperar es una virtud. Vivir con prisas conlleva estrés y favorece un modelo de vida que no aprecia lo presente, sólo consume las experiencias. Cuando los niños aprenden a esperar, sin quererlo se preparan para disfrutar la vida sin ansias e interiorizan que en la vida no todo sucede cuando y como queremos. Para ello existen múltiples recetas, pero se resumen en dos tipos:

  1. Ante las habituales peticiones de los niños (cambiar de canal, comer chucherías, ir a tal o cual sitio, comprar un juguete, etc.) debemos tener el poder de negarnos a ello o posponerlo. En caso de que se enrabiete o resulte muy pesado, debemos poder razonar con él y explicarle, en la medida que nos permita su edad, los motivos de nuestra decisión. Sólo con constancia tendremos éxito.
  2. Si las anteriores situaciones son, por el momento, un desafío, debemos empezar por lo más obvio y minúsculo: esperar a que suceda algo para obtener aquello que desea. Que haga los deberes antes de ver la televisión; que todo el mundo esté servido antes de empezar a comer; que no pueda jugar hasta que ordene su habitación; esperar su turno para hablar, etc.

Y, por supuesto, aplícate tú el cuento porque ellos van a ser tu espejo: no esperes que sean pacientes si tu no lo eres con ellos Prueba a ver y explícanos en el Facebook qué te han parecido los consejos o cuáles pones tú en práctica.

Esto también te interesará: