Disfraces de Halloween hechos por ti

Publicado el 25 Octubre 2011 por

Sabemos que la situación no está para gastar mucho dinero, algo que habrás escuchado de boca de tus padres. Por eso te mostramos ideas para que el disfraz de Halloween lo hagas tú. Así ellos estarán orgullosos de ver lo creativo que eres, y de las cosas increíbles que eres capaz de hacer. ¡Atrévete a sorprenderlos!

Sólo es cuestión de echarle ganas e imaginación, mirar un poco lo que tienes en el armario, en el costurero de tu madre, algunas pinturas… y ya está. ¿De qué te gustaría disfrazarte? Aquí te mostramos cómo hacer cuatro disfraces para que puedas elegir el que más te guste:

Zombie: primero debes conseguir alguna ropa vieja y rota que ya no uses, que sean de colores opacos que no resalten y hacerle unos cortes para que parezca que has sido atacado. Si puedes, consigue colorante rojo para aparentar manchas de sangre sobre el disfraz. Maquíllate con polvos blancos y hazte unas ojeras con sombras negras. Para las heridas hay varias opciones que simulan la piel abierta, te las puedes pintar o usar tiritas.

Fantasma: este es el más fácil de todos, solo tienes que tomar una sábana blanca, que esté vieja y hacerles dos agujeros para los ojos.

Vampiro: te vistes todo de negro y te buscas una capa de otro disfraz que no te hayas vuelto poner. O busca una tela que te puedas atar al cuello. Te pintas la cara de blanco y te pones unas manchas rojas en la boca, como si hubieras mordido a alguna persona. Puedes utilizar también sombras negras para hacerte la mirada más misteriosa. Y el toque final te puede salir muy barato, en tiendas de bromas puedes conseguir unos dientes de drácula que asustarán a cualquiera.

Momia: este es un clásico pero que te puede apañar muy bien. Ponte ropa ajustada, preferiblemente colores claros. Puedes hacerlo con vendas o con papel higiénico, y comienza a cubrir tu cuerpo con ellas, con la ayuda de alguien. No hace falta que te cubras toda la cara con vendas, te la puedes pintar con un color claro y pintarte con sombras oscuras unas ojeras.

¿Ves que fácil es? Todo es cuestión de ser un poco ingenioso, seguro que a ti se te ocurren ideas divertidas para hacerte un disfraz en el que todos salgan espantados de miedo.

Esto también te interesará: