Deportes por descubrir: el rugby

Publicado el 25 Febrero 2012 por

Es muy habitual asociar el rugby con una actividad con muchos golpes y agresividad, pero la realidad es que es uno de los deportes de competición donde está más presente el respeto por las normas y por el contrario.

Para empezar, es el el único deporte donde, justo al acabar el partido, el equipo ganador debe hacerle un pasillo hasta el vestuario a los derrotados para animarles y, sobre todo, reconocer su esfuerzo sin importar cómo haya terminado el partido. Una vez duchados y cambiados, es tradicional que ambos equipos puedan celebrar el fin del partido con un aperitivo juntos. Es el llamado tercer tiempo, que sirve para reforzar la deportividad entre los jugadores.

El juego en sí, además, es más sencillo de lo que parece. El objetivo de cada equipo es plantar el balón ovalado en la línea de fondo rival. Para ello, los jugadores pueden avanzar con él en las manos, pasarlo hacia atrás o patearlo hacia adelante.

En defensa se debe evitar el avance del equipo atacante para obtener el balón y está permitido placar al rival. El placaje consiste en sujetar al contrario por debajo del pecho, pero su técnica es un tanto peligrosa para quienes empiezan a jugar, por lo que también existe el Rugby Touch, donde para parar al contrario solamente hace falta tocarlo con las dos manos.

Cualquier niño o niña puede jugar sin problemas, porque cada cualidad tiene una posición. Los más fuertes y pesados juegan de delanteros, los más rápidos ejercen de terceras líneas o alas y quienes son más bajos pueden aprovechar su mayor agilidad para ser medio-melé o aperturas, que son los organizadores.

Al contrario de lo que se suele decir y a pesar de los numerosos contactos que se producen en sus partidos, en el rugby no hay más lesiones que en otros deportes, como el fútbol o el baloncesto.

Esto también te interesará: