¿Debemos cambiar los horarios de las series para niños?

Publicado el 23 Enero 2013 por

El debate existe desde que se emitía Compañeros, cuyos capítulos empezaban a las 22 y terminaban cerca de la medianoche. Ahora rebrota en Catalunya, donde la emisión de Pulseres vermelles, la versión catalana de Pulseras rojas, es seguida por decenas de miles de niños que terminan acostándose más tarde de lo recomendable. ¿Qué pueden hacer las televisiones y las familias para cambiar este hábito?

La comunidad científica no tiene ninguna duda de que los menores deben dormir más de ocho horas, lo cual es casi imposible si van a dormir después de las once y entran a las ocho y media o a las nueve. No es compatible, pues, quedarse despierto viendo terminar las series o películas que les gustan y descansar lo que deben.

Las opciones de las televisiones

Las cadenas suelen argumentar que programan sus series y películas de éxito en el llamado horario prime time, que es cuando más gente está ante el televisor en el país porque ha terminado de cenar. El argumento tiene la trampa de que las personas han terminado adaptando su horario al de la televisión, y no al revés. Los niños mirarían igual una película de Harry Potter o una serie de éxito como Los Simpson, La que se avecina o El barco fuera a la hora que fuera a partir de las ocho, que es cuando vuelven de las extraescolares.

Además de avanzar su emisión, otra solución factible sería ofrecer una versión de ese capítulo en versión web para los niños. Queda menos claro cómo se comercializaría, porque es más complicado introducir publicidad y que no se la salten, pero esa solución ofrecería la posibilidad de ir a la cama a horas más razonables.

Las opciones de la familia

Debemos establecer un horario fijo para todos los días de la semana, cueste las discusiones que cueste. Los adolescentes quieren ver cada capítulo se las series o películas que el día siguiente se comentarán en el patio o en las redes sociales. Esos momentos televisivos son parte de su vida social, y no quieren renunciar a ellos, así que no será sencillo.

El argumento que más nos puede ayudar es que al día siguiente pueden ver el capítulo por internet, ya que será complicado que entiendan la importancia del descanso -¡no son nada conscientes!- y lo relativo que es “no estar al día” -¡para ellos no existe nada más allá del mañana!-.

Esto también te interesará: