Consejos prácticos para aplicar el aprendizaje temprano

Publicado el 22 Abril 2012 por

Los niños motivados son los más felices. Y los niños felices son los que mejor se desempeñan en la vida, porque se sienten seguros, confían en la gente y tienen menos miedo a equivocarse. El aprendizaje temprano, entre otras muchas ventajas, ofrece esto. En este sentido, existen consejos prácticos para la estimulación temprana.

La doctora Montessori, una de las impulsoras del aprendizaje temprano, defendía hace medio siglo que los niños pueden empezar a leer a los dos años. La clave, según pensaba, era el desarrollo cada vez más temprano. Con posterioridad, se adaptaron sus teorías mediante la estimulación.

Así, repetir por sistema y mediante secuencias determinados estímulos, favorecerá el desarrollo neurológico del niño. Estos estímulos pueden ir desde los pequeños juegos que mezclen colores o movimientos hasta las repeticiones de palabras simples, pero pueden progresar con el tiempo y, por qué no, intentar introducir un pensamiento matemático e incluso la lectura precoz.

Lo esencial, en todo caso es mantener alta la autoestima del bebé, ya que será el motor para seguir con éxito el proceso de aprendizaje. en este sentido, igual como no debemos comparar ni frustrarnos, es esencial respetar el tiempo que requiere el niño para cada tarea, desde comer hasta jugar.

Si puedes, acompaña los juegos y las pequeñas tareas de canciones y gestos de cariño. Igualmente, es importante contar cuentos a los niños antes de ir a dormir, hablarles aunque no contesten o ponerles música siempre que sea posible.

Esto también te interesará: