¿Cómo vestir a los niños para ir a la nieve?

Publicado el 19 enero 2012 por

¡Que no se te pasen los meses de frío sin tocar algo de nieve! Esta alternativa es una buena manera de enseñar a los niños que se puede
disfrutar sin necesidad de videoconsolas ni juguetes, sólo con los elementos que ofrece la
naturaleza, lo cual es algo que todos hemos ido olvidando. Lo que puede preocuparte, sin embargo, es qué ropa elegir. Por eso, en
Pequejuegos te damos algunas indicaciones para vestir a los niños para ir a la nieve..

Una de las mejores oportunidades de ocio que ofrece el invierno es la posibilidad de ir a jugar a la nieve. Tenlo claro: deslizarse por cuestas nevadas con plásticos o trineos,
hacer una guerra de nieve o muntar un muñeco significa éxito asegurado
con los niños
. Si tienes la oportunidad de desplazarte durante el fin de semana a lugares con nieve, aprovéchalo y comparte un rato de diversión con tus hijos.

A la hora de vestirlos, sin embargo, no se trata sólo de poner capas y más capas de ropa. Existe un método que podrá ayudarte:

  1. Para empezar, hay que tener claro que con tres capas de ropa hay suficiente. La más interior debe ser térmica o, en su defecto, de algodón. No se trata de que sea muy gruesa, el objetivo es que mantenga el calor corporal pero que permita la transpiración. Los calcetines tendrían que ser gruesos.
  2. La capa intermedia deberá ir lo más prieta posible y ser de forro polar. Hay que ir con cuidado con los jerseis de lana muy gruesa porque pueden incomodar en el rato de juego.
  3. La capa superficial, hace poca falta subrayarlo, debe ser absolutamente impermeable, tanto en su parte superior como en los pantalones. En caso de no tener pantalones impermeables, bastará con superponer unos tejanos con un pantalon fino o unas mallas debajo. Los tejanos terminarán mojados, pero evitarán rascadas en las rodillas y absorverán menos agua que un chandal de algodón.
  4. Las botas y los guantes son el elemento principal, porque manos y pies serán las partes del cuerpo con más contacto con la nieve. Deberán ser impermeables -alerta con las botas de agua porque
    no aíslan del frío- y permitir una buena sujeción.
  5. El cuello y la cabeza pueden protegerse con bragas térmicas o polares o con gorros que no se puedan empapar. Las bufandas tienden a contactar más con el suelo, por lo que absorverán agua, y existe el riesgo de que se enreden con trineos o plásticos.

Esto también te interesará: