¿Cómo luchar contra el bullying?

Publicado el 13 Enero 2012 por

Cada vez más padres se preocupan por los riesgos que tiene su hijo de sufrir o inflingir acoso escolar o bullying en clase. Los estudios a nivel internacional alertan de que cerca de un 15% de adolescentes sufren este tipo de maltrato, que puede incluir agresiones físicas, y en España los datos indican que uno de cada tres jóvenes ha estado o está involucrado en situaciones de acoso, ya sea como agresor o como víctima. Ante tal panorama, ¿qué podemos hacer?

Como padres, tenemos en nuestras manos la cantidad de tiempo que podemos llegar a pasar con nuestros hijos. Tanto en caso de que sea una víctima como en el caso de que sea un agresor, difícilmente confiará en nosotros hasta el punto de detallarnos lo que sufre o lo que agrede, ya que habitualmente los niños sienten vergüenza o miedo.

Sí podemos, en cambio, observar si cambia de humor con frecuencia, si rehusa ir a la escuela e, incluso, si ha llegado a tener marcas de agresiones, por un lado, o si suele mentir a menudo, trae a casa objetos que no son suyos sin explicar de dónde provienen o habla con desprecio de otros compañeros.

En caso de que tengamos suficientes evidencias de que nuestro hijo participa activa o pasivamente de situaciones de acoso, existen una serie de recomendaciones contenidas en la página web especializada Anti Acoso Escolar. En ellas se nos detalla cómo actuar tanto si nuestro hijo es víctima como si se trata de un agresor o un observador. El objetivo de tales acciones es en todo caso constructivo: queremos terminar con este tipo de situaciones y evitar que vuelvan a producirse.

En el caso de la víctima, debe sentirse confiada y apoyada por los padres. El agresor debería darse cuenta del mal que está haciendo y reconducir su actitud hacia un modelo más respetuoso y menos agresivo. Y el observador debe poder ayudar a poner fin a las agresiones con una actitud de censura o de denuncia, y no de risa o apoyo, hacia los agresores.

Seguidamente, debe existir una conscienciación social con una fuerte implantación en los medios, que son la mayor influencia de los niños. En México, por ejemplo, la cadena infantil Cartoon Network ha impulsado una iniciativa para sensibilizar a los niños y a los adolescentes sobre el acoso en las escuelas. No es novedad, ya que la mayoría de séries que siguen nuestros hijos incluyen tramas e historias donde se criminalizan y de demonizan los abusos a los chicos más débiles.

Esto también te interesará: