¿Cómo abordamos la educación sexual de los niños?

Publicado el 31 Enero 2012 por

El número de chicas sexualmente activas en la adolescencia se ha quintuplicado en los últimos 30 años. Son datos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que realizó un estudio con 9.500 chicas encuestadas. La cifra de embarazos de menores, sin embargo, no se mueve.

La precocidad sexual de las mujeres españolas está avanzando al mismo ritmo que se expande el uso de métodos anticonceptivos. A pesar de que las cifras son menos amables en contextos poco favorecidos socioeconómicamente, donde hay más casos de madres adolescentes, la conclusión general es que se ha avanzado en prevención de embarazos no deseados en menores.

En sí misma, la noticia es un avance. Un embarazo adolescente suele conllevar el abandono escolar temprano y la probable falta de medios económicos para la manutención del bebé, factores a los que hay que añadir, además, unas consecuencias psicológicas para la madre y para el bebé, que con toda probabilidad tendrá unos padres todavía inmaduros emocionalmente.

Lo que hay que poner en duda es si la actividad sexual adolescente va ligada a una consciencia real de lo que es la unión carnal. En este sentido, las familias y la escuela tienen la tarea de abordar la dimensión emocional de la sexualidad igual como se ha entrado exitosamente en la prevención. No se trata de prohibir o demonizar, sino de conscienciar y guiar a unos niños que, en muchos casos, se han formado una idea del sexo basada en las ficciones televisivas y cinematográficas.

Esto también te interesará: