Comer fuera con niños, ¿un reto insuperable?

Publicado el 2 Noviembre 2011 por

Para algunos padres, salir con los niños a un restaurante cuando son muy pequeños puede convertirse en una mala experiencia, hasta el punto que algunos prefieren no arriesgarse. Pero no tiene por qué ser así. Por eso, aquí os dejamos unos consejos para que comer fuera de casa y en familia sea una experiencia divertida.

Cuando los padres tienen su primer hijo suelen pensar que la vida social se les acaba. O que ya no es lo mismo ir a comer fuera porque los niños son demasiado pequeños. Lo que no tienen en cuenta es que puede resultar una experiencia enriquecedora enseñar a nuestros hijos desde pequeños a saber estar en un lugar público. Por ello te damos unos trucos que puedes tener en cuenta cuando salgas con ellos a un restaurante.

En primer lugar, aunque sean pequeños, antes de salir de casa conviene prepararlos y explicarles dónde van a salir y qué harán. Pero, sobre todo, es necesario tener en cuenta el restaurante donde irán a comer, bien sea porque disponga de un menú infantil, o porque cuente con un espacio cómodo y tranquilo. En este punto es conveniente que se haga una reserva previa para evitar esperas y, así, evitar que al pequeño se le haga pesado. Ten en cuenta también que los niños suelen tener hambre temprano.

Por otra parte, es recomendable llevarles un juguete que les sirva de entretenimiento en caso de que no quieran comer y así dejen a los padres disfrutar de los platos que les sirvan. En caso de que el niño interrumpa una conversación, aunque parezca mal, hay que prestarle atención porque en caso contrario se aburrirá muy pronto y comenzará a inquietarse y a querer levantarse de su silla.

Lo más importante, en cualquier caso, es ser pacientes. Aunque no es fácil, es esencial educarlos desde muy pequeños a comportarse en lugares como estos y que así se vayan a acostumbrando. Ya verás como con el tiempo será menos difícil la experiencia de salir a comer fuera en familia.

Esto también te interesará: