¡Comer en familia trae grandes beneficios!

Publicado el 12 Diciembre 2011 por

Hoy en día disponemos de poco tiempo para estar en familia, así que la hora de la comida es un buen momento para ponerle remedio. ¡Sí, ya lo sabías! Pero nosotros te ayudamos a descubrir los beneficios que conlleva, hasta que se convierta en un ritual fundamental para tu núcleo familiar.

Tenemos que insistir, porque la hora de la comida no es solo saciar el hambre alrededor de una mesa. Comer en familia implica muchos aspectos positivos: desarrollar la comunicación, expresar sentimientos, ideas, escuchar a los demás y toda una serie de costumbres que tus hijos asimilarán de manera natural y que les será de gran ayuda para aumentar su autoestima, su crecimiento y sociabilidad.

Y es que la familia es una parte importante de nuestra identidad y este tipo de convivencia fomenta la capacidad de comunicación de tus hijos, ya que a la hora de la comida se produce una retroalimentación, porque es en este momento que se escucha al otro y se comparten opiniones e ideas. No solo eso, puedes aprovechar ese momento para inculcarles buenos modales, ya que ellos imitan lo que ven y su mejor modelo a seguir eres tú. Por ejemplo, si ellos te ven utilizar correctamente los cubiertos, que no hablas con la boca llena, harán lo mismo.

Otro gran beneficio que le aporta a tu familia, sobre todo a tus hijos, es que les ayuda a ser más sociables, porque al tener una mayor convivencia con la familia, aprende a desenvolverse en otros medios. Y eso le ayuda a mejorar su actitud y relación con otras personas, al darse cuenta que se siente a gusto con esa comunicación e interacción que se da en tu hogar.

¡Más beneficios! Aparte de mejorar la comunicación, también es una manera de fomentar la alimentación saludable y que obtengan un buen hábito al comer. Y, además, al consumir alimentos saludables y dejando a un lado la comida de bajo aporte nutricional, estarás contribuyendo a prevenir el sobrepeso. Al preparar alimentos dentro del hogar, siempre es más probable que se cocine de manera saludable reduciendo la dependencia de alimentos no tan sanos y el hábito de comer fuera de casa.

Ya lo sabes, en medio de este ritmo de vida tan acelerado que vivimos, aprovecha la hora de la comida para sentarte en la mesa con tus hijos, compartir y conversar, así consolidarás los lazos afectivos y de confianza con ellos. Recupera el tiempo perdido con tus hijos: apaga la tele, la hora de la comida es un acto esencial para lograr la armonía en tu hogar.

Esto también te interesará: