Ayuda a tus hijos a organizarse en sus estudios

Publicado el 23 Enero 2012 por

Implicarse en la vida escolar de los hijos es fundamental para su correcto desarrollo intelectual y emocional. Sentarte con ellos y ayudarlos con los deberes de la escuela les hará ganar confianza en sí mismos. Te damos unos consejos para que lo hagas de forma más amena posible.

Ayudar a los hijos a organizarse en sus estudios controlando su agenda, el espacio y el tiempo que le deben dedicar es un deber de los padres. Por otro lado, también es esencial que los ayudes a programar las tareas que deben realizar y reforzar las técnicas de estudio. De esta manera, en el futuro serán adultos responsables que sabrán que hay tiempo para todo.

Para comenzar, trata de hacerles saber lo importante que es hacer los deberes cada día, que al llegar a casa es lo primero que deben hacer. Para lograr objetivos en la vida hay que hacer un esfuerzo y los estudios necesitan de constancia por su parte, por eso cuando llegan a casa deben seguir trabajando ni que sea un poco.

Es necesario que el trabajo personal en casa se convierta en su rutina diaria sin que ello suponga una obsesión ni vaya en detrimento de los necesarios momentos de ocio, juego y desconexión. Para ello, te dejamos estos breves consejos para que los tomes en cuenta.

• Fija una hora y un lugar para que hagan sus tareas cada tarde.
• Ayúdalos pero sin hacerles los deberes.
• Fomenta el empleo de la agenda escolar como herramienta de planificación y control de sus tareas.
Establece un orden de cómo van a realizarse las tareas y aborda de una tarea a la otra, no todas la vez.
• Enséñales a reunir sus materiales necesarios -estuche, libros, enciclopedias, ordenador o tableta- de manera que lo tengan todo a mano y no interrumpan sus deberes por necesitar algo.
• Destínales un lugar de trabajo que les sea cómodo para trabajar, y que tenga suficiente luz.
• Enséñales que, a medida que se van haciendo las tareas, los cuadernos se van guardando en la mochila.

Y cuando hayan terminado sus deberes, revisa lo que han hecho. Es una manera de demostrar que estás interesado en sus cosas. Fíjate que el trabajo esté completo, busca lo positivo para elogiarlos, evita las críticas a los resultados y evalúa si se han esforzado lo suficiente. No olvides hacerles saber que una vez hayan acabado tendrán la recompensa: jugar o descansar.

Esto también te interesará: