Adolescentes: los cambios de humor

Publicado el 21 Febrero 2014 por

La adolescencia es una etapa de los hijos especialmente conflictiva. En los adolescentes abundan los cambios de humor, en ocasiones sin ningún tipo de justificación a ojos de sus padres o profesores. Intentaremos explicar el por qué de los enfados de los adolescentes y cómo actuar frente a ellos.

En una entrevista para el diario Ara, Gregorio Luri, pedagógo, filósofo y padre, define la adolescenia como una época en la que el niño “necesita desmontar todas las relaciones para construir unas nuevas. Es como reformar una casa mientras continuas viviendo allí. El niño sabe que las relaciones que mantiene no le sirven para nada pero tampoco sabe cuales quiere porque los cambios de humor son constantes”.

¿Que hacer cuando nuestro hijo adolescente se enfada?

En esa situación emocional, donde se junta una explosión hormonal que también afecta al carácter, son habituales los reproches, la tristeza, los enfados, los ataques y los silencios ante las figuras paternas y maternas. La función de los padres es poner cabeza y sentido común a situaciones que para el o la adolescente son extremas y dramáticas. No es sencillo y hace falta un ejercicio de autocontrol y de distanciamiento concienzudo. incluso en situaciones en las que los chicos no quieren hablar y se encierran en su habitación, no hay que entrar al trapo e iniciar una discusión.

El amor incondicional es fundamental en todos los casos. Ese amor, a veces es respetar los espacios de la chica o el chico, otras veces es preguntar y acompañar, y en ocasiones tomará forma autoritaria, poniendo límites aún a costa de provocar un enfrentamiento.

¿Cómo desafían la autoridad los adolescentes?

Es importante conocer igualmente las pistas no verbales que nos dan. La mirada esquiva, los brazos cruzados, los movimientos nerviosos y la hostilidad son signos de inquietud y rechazo y poca cosa podremos razonar o hablar en esos instantes. Los adolescentes prueban los límites de los padres con desafíos conscientes e inconscientes. Se lo cuestionan y lo cuestionan todo, especialmente aquello que los padres consideran más sólido. como dijo Juan Antonio Marina en la entrevista que os ofrecimos, os adolescentes son “debatidores interminables” y eso tiene una parte que puede ser positiva siempre que profesores y padres tengan respuestas razonadas o, por lo menos, aceptables a sus preguntas. además de cuestionar, también desafían. La rebeldía general, y otras actitudes concretas como fumar, beber alcohol o adoptar posiciones políticas extremas son algunas actitudes típicas de desafío a la autoridad.

El catedrático Javier Elzo, especialista en adolescencia, ya nos advirtió en la entrevista que le hicimos que las mejores relaciones familiares se correlacionan con un rechazo a las drogas y el alcohol, y no es casual que los adolescentes planteen sus desafíos a la autoridad y una reivindicación de sí mismos con transgresiones de este tipo. La comunicación termina siendo fundamental en estos casos, cuestionando las razones del chico o la chica para sus actitudes y aceptando también que tal vez los adolescentes no sabrán razonar el por qué hacen lo que hacen.

Esto también te interesará: